Compartir

Parece ser que estos operarios de limpieza se perdieron el capitulo de ‘Barrio Sésamo’ en el que explicaban la diferencia entre grande y pequeño.

La insólita escena tuvo lugar en un estacionamiento de Jenness State Beach, New Hampshire (EE.UU.). Los trabajadores recogieron el cadáver del animal, que había quedado varado en la playa, e intentaron deshacerse de él tirándolo en un contenedor de basura, sin haber calculado antes las dimensiones.