Compartir
Jose Mandojana

Dave Asprey desea vivir hasta los 180 años, para ello ya ha invertido la nada desdeñable cifra de un millón de dólares.

El rico empresario estadounidense de 45 años es el socio fundador de ‘Bulletproof’, una marca de café exclusivo.

“No creo que sea ciencia ficción”, aseguró el magnate a la ‘BBC‘. “Alguien tiene que hacerlo, y yo estoy dispuesto a morir intentándolo”, continuó.

Asprey se define como un ‘biohacker’, una persona que se sirve de la ciencia y de la tecnología para mejorar su salud, ‘hakeando’ su propio cuerpo.

Sus ansias de eternidad le han llevado a extirparse parte de la médula ósea para conseguir células madre que se reinyecta en su propio cuerpo.

También debe pasar gran parte de su tiempo en el interior de una cámara de crioterapia, que utiliza nitrógeno para enfriar su cuerpo. Además se da baños de luz infrarroja y se aplica electrodos en la cabeza.

En total, una inversión superior al millón de euros.

Asprey ha sido objeto de duras críticas, especialmente de profesionales de la salud, quienes argumentan que el emprendedor no tiene ninguna certificación médica ni entrenamiento nutricional.