Compartir

Lo que en un principio parecería una pelea desigual entre una ardilla y una serpiente acabó de manera sorprendente cuando el roedor decapitó a su víctima y la devoró en plena calle.

Aunque la secuencia fue fotografiada en 2009 por William Leggett, un guardabosques en el Parque Nacional de las Montañas de Guadalupe en el oeste de Texas, las imágenes han vuelto a viralizarse tras una publicación del Servicio de Parques Nacionales.


Según los especialistas, el roedor es una ardilla de roca (Otospermophilus variegatus) y lo que llama la atención es la manera en la que la ardilla agarra la cabeza de la serpiente con ambas manos, justo por debajo de su boca.

“En general, comen nueces y bayas y otras cosas que están fácilmente disponibles, pero también se sabe que comen insectos, lagartijas y serpientes”, comentó Leggett.

La ardilla devoró la mayor parte de la serpiente, incluidos los huesos.

En este otro vídeo podemos ver a otro ejemplar en plena acción. Valor no les falta.