Compartir

Ignacio fue uno de los miles de niños que se hizo con el Álbum coleccionable de la Copa de América 2019 y tuvo la ilusión de completarlo. Sin embargo, cuando pidió a su madre que le comprara los cromos para completarlo, se encontró con que no se los podía pagar y le animó a pintarlos.

La madre, Carolina, vio con asombro cómo su “gordito” se empleó a fondo para cumplir su meta y entre sus cromos pintados se reconocía perfectamente al jugador Arturo Vidal. Emocionada colgó su hazaña en un tuit.

Su adorable historia no se quedó ahí, y en apenas unos días, el Sindicato de futbolistas profesionales de Chile se había movilizado para dar un final feliz a la historia y cumplir con el sueño del pequeño, con ayuda de la editorial Panini.

Ignacio recibió todos los cromos de la colección, pudo tocar la copa de América y estuvo con el propio Vidal que le agradeció su dibujo en un tuit: “¡Gracias amigo Ignacio por dibujarme! ¡Eres un crack! Los sueños sí se cumplen, ojalá nos podamos conocer”.