Compartir
Youtube

Tras seis semanas de juicio, la Corte Federal del Distrito de Brooklyn (Nueva York, Estados Unidos) ha declarado culpable de todos los cargos a Keith Raniere, líder y fundador de la secta NXIVM.

Raniere, que fue detenido en México, ha sido acusado de fundar la citada secta y de haber marcado con fuego a sus seguidoras, muchas de ellas, esclavas sexuales. Además, se le imputaban cargos por extorsión, lavado de dinero, asociación para delinquir, fraude electrónico, robo de identidad, tráfico de personas y trabajo forzoso, entre otros.

El acusado se enfrenta a una pena mínima de 15 años, aunque también puede ser condenado a prisión perpetua.

La secta de Raniere se caracterizaba por la brutalidad con la que su líder trataba a sus seguidoras, a las que marcaba para convertirlas en esclavas sexuales, informa la ‘BBC‘.

NXIVM, pronunciado ‘néxium’, estableció su sede en Albany, Nueva York. Pronto se expandió por Canadá, México y Guatemala.

En su página web se describía como una “comunidad guiada por principios humanitarios que busca empoderar a la gente y responder preguntas fundamentales sobre qué significa ser humano”. Nada más lejos de la realidad.

La fiscalía demostró un fraude piramidal en el que Raniere se situaba en la cúspide y donde obligaba a las mujeres a tener sexo con él. Se calculan más de 16.000 integrantes, muchas de ellas ricas herederas y actrices famosas.

Dentro de la secta, Raniere coordinaba una sociedad independiente denominada DOS”, donde abusó de una niña de 15 años, tal y como denunció la acusación. El líder grababa imágenes de sus vejaciones y con ellas chantajeaba sus víctimas.