Compartir

Una beluga ha sido grabada nadando por el río Támesis cerca del noroeste de Londres (Reino Unido), muy lejos de su hábitat natural.

Tras las dudas iniciales, y con la ayuda de las grabaciones que realizaron decenas de curiosos, los expertos pudieron confirmar que se trataba de una beluga. “El color del cuerpo blanco, la ausencia de una prominente aleta dorsal, la frente bulbosa y el movimiento general de nado lo sugiere”, relató Richard Sabin, conservador de mamíferos marinos del Museo de Historia Natural de Londres.

Según otros especialistas que permanecen supervisando al cetáceo, el animal está “nadando fuertemente, parece estar alimentándose” y no hay indicios de que esté herido.”No estamos particularmente preocupados por su bienestar, aparte del hecho de que en realidad no debería estar allí”, matizan.