Compartir
Pixabay

Kimberly Nelligan, una mujer de 33 años del estado de Maine (Estados Unidos), ha sido arrestada en relación la muerte de su hija de un año después de que presuntamente frotase sus encías con fentanilo, un narcótico similar a la heroína, para que se calmara y se durmiera, informó ‘BangordailyNew’, citando fuentes judiciales.

Fue la propia arrestada quien dio aviso a las autoridades al percatarse de que la pequeña no respiraba. La niña fue hallada sin vida el 1 de octubre de 2018 en el interior de la vivienda familiar.

En un principio, Nelligan se declaró inocente y negó consumir drogas, pero fue la declaración del padre de la víctima, quien aseguró haber visto a la mujer introduciendo su mano en la boca de la bebé para frotarle las encías con la droga, la que hizo que la madre confesara los hechos. Nelligan admitió que inhalaba heroína.

“Sabes que no lastimé a nuestra hija a propósito”, comentó la madre dirigiéndose al padre, según la declaración jurada.

La autopsia confirmó que la muerte fue provocada una intoxicación aguda por fentanilo.

La mujer se encuentra en libertad tras haber abonado la fianza, sin embargo, se le imputan varios cargos.