Compartir

Un futbolista de la segunda división croata fue expulsado del terreno de juego después de que asestara una patada mortal a una gallina que se había colado, en compañía de otras aves, en el verde tras escapar de un gallinero contigo al estadio

Iván Gazdek, jugador del NK Jelengrad, perdió los nervios cuando el grupo de aves irrumpió en el partido y persiguió a una de ellas, con la que acabó de una patada.

Al ver que el animal no reaccionaba, Gazdek agarró una de sus alas y la echó fuera del campo. El árbitro no tuvo piedad con el deportista de 23 años y lo expulsó del partido mostrándole la roja directa.

“Créanme, no fue intencionado”, aseguró Gazdek en declaraciones a ‘24 Sata‘.