Compartir
Daily News

Cientos de cabras están siendo evacuadas con la ayuda de un helicóptero en el Olympic National Park de Washington (EE.UU) para preservar la seguridad de los visitantes.

La idea de los responsables de la reserva es la de que entre 275 y 325 cabras montesas sean reubicadas en otro espacio natural, ya que muchas de estas cabras no son originarias del Parque y, además de dañar el ecosistema, están atacando a los turistas.

Al parecer, la sal es un elemento fundamental en la dieta de estos animales y en el Olympic National Park, éste condimento brilla por su ausencia, por lo que las cabras buscan la sustancia en otro lugar: en los humanos.

Durante los últimos meses, se han producido varios ataques a excursionistas por parte de los mamíferos, que se sienten atraídos por la sal del sudor humano y la orina que dejan muchos de los visitantes al miccionar.

La situación no es una tontería y los ataques han sido cada vez más violentos . Por esta razón, el Servicio de Parques Nacionales, el Departamento de Pesca y Vida Salvaje de Washington y el Servicio Forestal Nacional han elaborado un plan para deshacerse de parte del problema.

De las 700 cabras que campan a sus anchas por los riscos del Parque, al menos la mitad serán reubicadas en las montañas de North Cascade.