Compartir

La partida de fresas, originaria de Australia, en las que habían introducido alfileres se ha extendido hasta Nueva Zelanda.

La cadena neozelandesa Countdown ha anunciado la retirada de todas las fresas de la marca Choice de sus establecimientos y de las tiendas Supervalue y FreschChoice del mismo grupo, según el diario ‘New Zealand Herald’.

La cadena ha alertado a sus clientes tras detectar un paquete de fresas con agujas insertadas procedente de Australia, país donde las autoridades investigan un presunto acto de sabotaje.