Compartir

Un cocodrilo con un balón de fútbol atascado en su boca tuvo que ser rescatado en Carolina del Sur (Estados Unidos) antes de que muriera atragantado.

Dos tramperos acudieron a la llamada de un vecino en la que se informaba de que uno de los caimanes que habitaba en el vecindario de Osprey Cove, en Myrtle Beach, se había atragantado con una pelota que no podía sacar de su boca.

“Cuando llegamos, parecía muerto”, dijo uno de los trabajadores al canal de noticias ‘WBTW-TV‘, “Entonces se movió y supe que estaba vivo”, matizó.

El empleado colgó en las redes sociales imágenes y vídeos del dramático rescate.

Los especialistas lograron extraerle el balón de sus fauces y el reptil regresó a su charca sano y salvo.