Compartir

El Aeropuerto Internacional de Changi, en Singapur, ha dado la bienvenida a cascada de interior más grande del mundo. La estructura forma parte de la ampliación de la terminal de Jewel Changi Airport, que ofrecerá una amplia oferta de servios de entretenimiento y alojamiento a los viajeros.

La cascada bautizada como ‘Rain Vortex’ tiene 40 metros de altura y ocupa los siete niveles de la nueva ampliación. Por sus turbinas fluyen casi 38.000 litros de agua de lluvia por minuto. También cuenta con un juego de luces que ilumina el agua por las noche y crea un espectáculo visual para deleite de los visitantes,

El proyecto cuenta con una inversión estimada de 1.250 millones de dólares.