Compartir
Tesla

La policía de California ha logrado detener a un coche Tesla Modelo 3 que circulaba a 100 kilómetros por hora en Redwood y que, tal y como sospechaban, iba en modo piloto automático.

Según ha informado ‘Verge’, el conductor Alexander Samek, de 45 años, iba borracho y dormido en su interior, por lo que los agentes tuvieron que detener el vehículo provocando la respuesta automática del sistema Tesla.

Tras una persecución con luces y sirenas por la carretera 101,  los coches policiales maniobraron para colocarse delante del vehículo y finalmente la función “autopilot” lo detuvo, 12 kilómetros después.