Compartir

Una mujer en el Reino Unido ha demando a un fabricante de muebles después de haber sufrido una grave lesión en la espalda mientras practicaba sexo en una cama que, según la demandante, estaba “defectuosa”.

Claire Busby compró la cama en 2013, tan sólo una semana después, mientras practicaba sexo, sufrió un grave accidente que la dejó paralítica, tal y como informa ‘The Telegraph’.

Según Busby, estaba manteniendo relaciones sexuales en la cama cuando cambió de posición. “Me di la vuelta, bajé la mano y sentí como si me catapultaran desde la parte posterior de la cama”, relató la mujer ante el Tribunal el lunes pasado. “Mi cabeza golpeó el suelo, caí a un lado y luego escuché como si un resorte en mi cuerpo se rompiera”, describió.

‘Beds Are Uzzz’, compañía fabricante del mueble, niega cualquier responsabilidad en lo sucedido, a pesar que Busby testificó que la cama estaba “defectuosa”.