Compartir

Pasen y vean.

Si ya es complicado tocarse la punta de la nariz con la lengua, imagínense lo complicado que debe ser llegar hasta la frente.

Esta es precisamente la habilidad de este conductor de autobuses nepalí de 35 años.

Yagya Bahadur Katuwal de Urlabari, Nepal, tiene una lengua poco común y cuando la despliega es capaz de llegar a lamerse ‘las ideas’ , algo al alcance de muy pocos.

Yagya afirma que tiene la lengua más larga del mundo y es la única persona en el que puede chupar su frente.