Compartir

La policía de Nueva York (Estados Unidos) encontró el pasado martes el supuesto cadaver de un bebé junto a un parque de la ciudad. Tras el aviso, un operativo masivo se desplazó hasta la zona para descubrir que en realidad se trataba de un muñeco.

Una mujer que había salido a correr sobre las ocho de la mañana denunció a la policía haber visto a un bebé tumbado bocabajo sobre la acera junto a Crocheron Park, en el barrio de Queens.

Cuando las autoridades llegaron al parque, cubrieron el muñeco con una manta y acordonaron el lugar de los hechos al entender que se trataba del cadáver de un recién nacido.

Comenzó entonces una minuciosa búsqueda de pruebas en los alrededores que se prolongó durante horas. Los investigadores llegaron incluso a montar un centro de operaciones tras levantar una tienda de campaña de color amarillo en plena calle.

En la llamada inicial se informaba de que el pequeño tenía aproximadamente tres meses de edad y que había fallecido por causas no determinadas. Sin embargo, fueron los forenses cuando llegaron al lugar de los hechos e inspeccionaron en detalle el supuesto cadáver, los que se percataron de que era un muñeco.

El color oscuro del juguete despistó a los agentes, que pesaron que el cuerpo estaba en descomposición, informó ‘Fox5‘.

Según la policía, el muñeco había sido preparado para gastar una broma macara. El cuerpo había sido pintado con la intención de asemejarse al de un cadáver. En la camiseta que vestía se podía leer “los muertos que gatean”.

Los hechos se encuentran bajo investigación.