Compartir

El tobogán de agua más largo del mundo se encuentra en una montaña en China. Mide más de dos kilómetros y está levantado en la ladera de una montaña. Para su construcción se emplearon dos años, según consta en ‘El Libro Guinnes de los Récords‘.

Según la publicación, el tobogán desciende por la ladera de la Montaña Puhuasi, en Lishui, China y los vistantes que lo prueban alcanzan velocidades superiores a los 20 kilómetros por hora.

El descenso se completa en casi 60 minutos.