Compartir
Twitter

Un grupo de científicos del observatorio CHIME, en la Columbia Británica, Canadá, se encuentran investigando el origen de unas misteriosas señales de radio provenientes del espacio profundo y captadas por un radiotelescopio.

Se trata de 13 ráfagas de radio rápidas (FRB), entre las que destaca una que emite una misma fuente situada a unos 500 millones de años luz de distancia, tal y como informa la revista ‘Nature‘.

Este fenómeno ya ha sido captado anteriormente por un telescopio diferente. “Saber que hay otro sugiere que podría haber más por ahí, y con más repetidores y más fuentes disponibles para el estudio”., explica Ingrid Stairs, astrofísica de la Universidad de British Columbia, quien agregó que gracias a estas señales “podríamos entender estos enigmas cósmicos, de dónde son y qué los causa”.

El observatorio CHIME consta de cuatro antenas de 100 metros de largo que exploran todo el cielo del norte cada día.