Compartir

Un ciudadano japonés grabó unas extrañas imágenes que han dado la vuelta al mundo. Keitaro Simpson grabó a un cuervo en una extraña posición en la ciudad japonesa de Nagoya.

El ave, que se posó sobre unas escaleras de la calle, adoptó una curioso pose en la que se asemejaba a un gorila.

Kaeli Swift, un experto ornitólogo, aseguró que el animal sólo protegía sus plumas, aunque también cebe la posibilidad de que el pájaro estuviera cansado.