Compartir

Un hombre de Massachusetts (Estados Unidos) no sale de su asombro después de que regresara a su casa y se la encontrara impoluta.

La semana pasada, Nate Roman, de 44 años, volvía a su domicilio de Marlborough en compañía de su hijo de cinco años. El hombre se percató de que la puerta de entrada trasera del domicilio había sido forzada. Aterrado, entró para echar vistazo y se dio cuenta de que la casa estaba mucho más limpia que cuando se habían ido, informa ‘Boston25News‘.

“Fue aterrador pensar que alguien estaba en la casa“, dijo.

Para su asombro, comprobó que los intrusos no se habían llevado nada, es más, habían limpiado toda la casa (en el mejor sentido).

Roman se encontró con las camas hechas, los peluches del pequeño perfectamente ordenados, y hasta con una rosa de origami hecha con un rollo de papel higiénico.

“Lo limpiaron todo. La ducha, los retretes”, dijo Roman. Todas las habitaciones de la casa habían sido limpiadas, excepto la cocina.

Tras el descubrimiento, avisó a la policía.

El Departamento de Policía de Marlborough aseguró que sus agentes están investigando el caso en profundidad pero que, por el momento, no tienen ninguna pista.

Hace unos días, publicábamos una noticia de un caso muy similar en la que un hombre vio cómo una mujer se colaba en su casa para realizar las tareas del hogar.