Compartir

Estudiantes de la Universidad de Shenandoah (Washington DC, EE.UU.) han abierto una cápsula del tiempo enterrada en 1993 y que contiene objetos de la época en su interior.

La cápsula fue sepultada en los 90 y sobre su losa podía leerse que debía ser abierta en “2018”.

Aunque el agua del subsuelo se filtró en el interior de la caja y dañó algunos objetos, muchos continuaban intactos.

Entre los recuerdos rescatados se encuentran, entre otros, anuarios, chupetes, dinosaurios de juguete, discos de ‘The Beatles’ y alguna que otra ‘cassette’.