Compartir

¿Nunca se lo habían preguntado?

Según un estudio publicado en el medio especializado ‘Biology Letters’, desarrollado por los doctores Michael E. Dillon y Robert Dudley, este tipo de insectos puede volar a una altitud de 9.000 metros, la misma altura que, por ejemplo, el monte Everest (8.848 metros), el más alto del mundo.