Compartir

Tres jóvenes de entre 18 y 19 años han matado a un repartidor de pizzas en Indianápolis antes de comerse el pedido que iba a entregar. El repartidor murió de un disparo mientras entregaba el pedido de la empresa Papa John's. 

Los adolescentes han confesado que mataron al repartidor y que después se comieron la pizza. “La policía dice que estos hombres confesaron haber robado y asesinado al repartidor de Papa John's antes de llevarse la pizza que llevaba a casa para comérsela”, publicó Fox News en su cuenta de Twitter.

Según ha informado 'Indianapolis Star', el conductor de la moto era el gerente del local y no tenía que trabajar ese día. “Lo llamaron para ayudar en la entrega”, comentó al mismo medio un compañero del repartidor. 

Ahora, los asesinos esperan conocer la sentencia por este asesinato.