Compartir

Un hombre de nacionalidad china ha sido condenado a pena de muerte por asesinar a su mujer y esconder su cadáver durante tres meses en un congelador. Según informa 'ABC', el ciudadano se declaró culpable de estrangular a su esposa 

Para evitar que los conocidos de la asesinada se percataran de su ausencia, fue el asesino quien durante meses se hizo pasar por ella en las redes sociales. Su objetivo era que ni sus amigos ni sus familiares sospecharan de su muerte. 

Tres meses después del crimen, el hombre se entregó a las autoridades confesando lo que había hecho.