Compartir

Cassandra Cline de 45 años estaba paseando a su perro al lado de una laguna, en un hotel en la isla de Hilton Head, ubicado en Carolina del Sur, cuando un cocodrilo le atacó. El animal, que medía dos metros de largo, le arrastró al agua en presencia de algunos testigos. 

Uno de los testigos fue el que llamó a la policía para avisar de que un caimán estaba atacando a una persona. Cuando llegaron los agentes, la mujer ya estaba muerta. Según ha señalado el departamento de recursos naturales a los medios locales, Cline intentaba proteger a su perro cuando el cocodrilo intentaba atacarlo. El perro resultó ileso. 

El animal ha sido capturado y sacrificado, ha informado Robert McCullough, director del Departamento de Recursos Naturales de Carolina del Sur.