Compartir

Un hombre de Georgia, Estados Unidos, paseaba con su seis hijos por un parque cuando un hombre desnudo se presentó delante de ellos, enseñando sus genitales a los menores.

El padre de estos niños se lanzó a la carrera para detener al delincuente, que salió huyendo ante la presencia de adultos. Más tarde el hombre volvió a aparecer para molestar a los niños, cuando el padre decidió sacar una pistola que llevaba en su coche para detener al individuo hasta la llegada de la policía.

El hombre, pistola en mano, persiguió al exhibicionista, que ante la falta de escapatoria se lanzó a un arroyo por un puente. El valiente padre decidió grabar con su móvil al individuo y le obligó a salir del agua y ponerse de rodillas hasta que llegaron los agentes.

El joven agresor fue detenido, siendo acusado de abuso de menores, indecencia pública, y de estar bajo los efectos de las drogas. ''Tuve que defender a mi familia a toda costa'' declaró este padre coraje.