Compartir

El Departamento de Policía de New Braunfels, Texas, a través de un post publicado en su perfil de Facebook, informó que el cocodrilo, que había sido denunciado tras ser visto nadando por aguas del condado, no era de verdad, era un juguete manejado a control remoto.

Según las autoridades, todo parecía haber sido un “engaño involuntario” por parte del dueño del juguete, “que todavía puede causar algo de alarma”.