Compartir

Este estudio revela que consumir cierto tipo de insectos como grillos, puede ayudar a mejorar la flora intestinal, y las bacterias beneficiosas para el organismo, así como ayudar a la inflamación del cuerpo intestinal.

''En este momento hay mucho interés por los insectos comestibles. Es una práctica que está ganando popularidad en Europa y Estados Unidos como fuente de proteínas sostenible y respetuosa con el medio ambiente, en comparación con el ganado tradicional'' aseguran los investigadores de este proyecto.

En este caso, los grillos contienen fibras como puede ser la quitina. Esta fibra sirve para alimentar algunos tipos de bacterias intestinales beneficiosas. Durante dos semanas, 20 hombres y mujeres con edades entre los 18 y los 48 años tomaron un desayuno basado en harina de grillo en polvo en magdalenas y batidos, mezclándolo con una dieta normal el resto del tiempo.

Tras el periodo de prueba, las muestras obtenidas por los investigadores de estos sujetos (heces, sangre, y orina) indicaron que ciertos niveles proteínicos habían aumentado junto con las bacterias intestinales. ''Este pequeño estudio muestra que esto es algo que vale la pena comprobar en el futuro, cuando se promueve los insectos como fuente de alimentos sostenibles'', afirman los investigadores.