Compartir

Un grupo de jóvenes ingleses celebraban una despedida de soltero en Benidorm, y en una de sus ocurrencias, pagaron 100 euros a un hombre sin techo para que se tatuara en la frente el nombre y al dirección del novio, según informa 'El Mundo'.

El hombre, de origen polaco, accedió a tatuarse en la frente, pero tuvieron que parar el tatuaje por el dolor que estaba sufriendo el joven.

El mismo novio de la despedida de soltero niega los hechos, alegando que los desconocía y que se enteró al día siguiente por internet. El novio también declara que esto podría tener repercusiones negativas para él y que podría incluso perder su trabajo. Por otra parte, el afectado niega que el joven polaco sea un sin techo, aunque varias personas de la zona de Benidorm han confirmado que sí lo es. 

Por el momento, la presidenta de los comerciantes británicos de Benidorm ha denunciado públicamente los hechos, pero se desconoce si se van a tomar medidas legales contra este grupo de amigos.