Compartir

Los precios abusivos de ciertos establecimientos se están convirtiendo en habituales. Este es el caso de Cerebrother, un usuario de Facebook que compartió en su cuenta el precio abusivo que le cobró un establecimiento por cuatro refrescos. 

Dos Coca Colas y dos Sprite, 52 euros. Un precio abusivo para unas bebidas que puedes tomar en cualquier bar por menos de 10 euros.