Compartir

Mark Doyle, un británico que padece de narcolepsia, se durmió en una tienda el pasado 13 de julio e hizo compras por más de 100 libras, incluyendo afeitadoras, esponjas de baño y un desodorante, tal y como informa el 'Daily Record'.

Doyle describió el episodio como  “el peor de los que le han pasado”. En declaraciones a 'Metro', Doyle aseguró que visitó la tienda 'Savers' en Glasgow (Reino Unido) en varias ocasiones, comprando la primera vez artículos de aseo que no necesitaba por 79 libras. “Al día siguiente volví para devolver los productos, pero me quedé dormido e intenté comprar más cosas, por alrededor de 80 libras”, comentó. Afortunadamente, la compra no se pudo realizar porque Doyle no encontró su tarjeta. Sin embargo, el adormilado comprador regresó a la tienda el mismo día y esa vez, sí, logró comprar productos por otras 26 libras mientras dormía.