Compartir

Los habitantes del municipio de Reinosa, en Cantabria, se han sorprendido por la aparición de un dibujo situado en el altar mayor de la parroquia de San Sebastián, que data del siglo XVIII. Los fieles, que han acudido a la iglesia durante años, no habían reparado en el dibujo, una cara sonrojada con pelo negro que sustituye a otra figura del retablo.

El dibujo completa un conjunto de ocho ángeles. Se cree que el retablo pudo sufrir daños durante la Guerra Civil, y para reparar los daños del retablo se decidió pintar sobre esa superficie dañada.

''En ese espacio había un ángel que ya había desaparecido. Lo que se ha hecho es componer la cara para que no desdijera el conjunto, para que se supiera lo que había antes'', declaraba el párroco de la iglesia a 'El Diario Montañés'.

El retablo ha tenido dos reformas, una en 2011, y otra en 1986. En esas dos reformas de mejoras del retablo, sobre todo para dar al mismo su característico color dorado, nunca se reparó en esta pintura, ya que se encuentra en una zona de difícil acceso con la vista. Sin duda, el dibujo recuerda más a una caricatura que a un ángel.