Compartir

Un estudio holandés, iniciado en 2015, ha sido suspendido después de que 11 bebés fallecieron como consecuencia de los ensayos médicos. La pruebas buscaban fortalecer el crecimiento de los nonatos en mujeres con placentas poco desarrolladas a las que se les medicaba con sildenafil, vendido bajo la marca Viagra, ha informado 'Quo'.

Los médicos pensaron que mediante el uso de esta pastilla podrían reforzar el desarrollo de la placenta, sin embargo no repararon en que los efectos secundarios de este medicamento afectaría a los vasos sanguíneos de los pulmones, provocando una presión excesiva que los podría conducir a la muerte.

El estudio se realizó sobre una muestra de 183 mujeres embarazadas, 93 tomaron Viagra y las 90 restantes un placebo. 17 de los recién nacidos tratados con Viagra presentaron problemas pulmonares y 11 de ellos acabaron muertos, mientras que tan solo tres del otro grupo presentaron problemas respiratorios 

 17 de los bebés nacidos en el primer grupo presentaron problemas pulmonares, de los cuales 11 murieron. Tan solo 3 del segundo experimentaron complicaciones. Aunque los expertos indican que aún debe realizarse una investigación en profundidad, se teme que pueda haber más vidas en peligro.