Compartir

“¿Quieren escuchar una loca historia?” Así comienza Jordan Buckley su hilo en Twitter sobre lo que le pasó con una fan en un concierto. 

Una señora se me acercó y me dijo: “Os vi hace un rato y escupisteis cerveza en el aire, yo estaba enfrente y algunos se me metieron en el ojo”, continúa. Al día siguiente, a la señora le seguía molestando el ojo. El cantante, que no paraba de disculparse, ya estaba preparado para recibir una demanda.

“Después, fue al médico”, continúa el guitarrista. “Hicieron pruebas. El médico dijo que no tenía una infección ocular, sino que tenía un tumor cerebral, pero que lo detectaron lo suficientemente temprano como para hacer la cirugía y extirparlo”.

Así, la señora le dio las gracias a Jordan por salvarle la vida, ya que sin el escupitajo y sus molestias en el ojo ella no habría acudido al médico ni habría sabido que tenía un tumor cerebral.