Compartir

La empresa neozelandesa 'Perpetual Garden' dedicada a la administración de propiedades y testamentos ha probado, durante dos meses, una jornada laboral de cuatro días.

Tras estos 60 días de prueba, la empresa ha presentado un informe, elaborado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Auckland, donde se asegura que la experiencia ha sido todo un éxito. Según el mismo, los trabajadores aumentaron su productividad, favoreció la conciliación  trabajo/ vida y los empleados presentaron cuadros de estrés mucho más reducidos.

“Era solo una teoría, algo que pensé que quería probar porque quería crear un mejor ambiente para mi equipo”, contó el CEO Andrew Barnes a la 'CNN'.  “El resultado es que tienes una fuerza laboral motivada, energizada, estimulada y leal”, matizó Barnes.