Compartir

Diogo Pereira, un joven brasileño intentó asustar a su madre pero, a cambio, se llevó un sartenazo en su rostro que le dejó sangrando la nariz.

El chico se escondió detrás de la esquina de su casa esperando a que su madre pasase por delate. En el momento que la progenitora lo hace, el hijo bromista se abalanza sobre ella, y en un gesto reflejo, la mujer, que llevaba una sartén en su mano, se la estampa en la cara.

El chico acaba sangrando y bastante contrariado, y abandona el lugar al grito de
Carajho!

Pereira colgó las imágenes en Facebook bajo el título de “¡Nunca más asustaré a mi mamá!”

El vídeo ha superado los 7 millones de reproducciones.