Compartir

Un nuevo estudio sobre el sudario de Cristo apunta a que las manchas de sangre serían falsas por la posición del cuerpo ni por cómo se produjeron las heridas en el cuerpo.

Los investigadores de varias universidades inglesas e italianas, apuntan a que las marcas que hay en la Sábana Santa apuntan a que un cuerpo ensangrentado fue envuelto en la sábana, y la figura que formó el cuerpo según la posición de las heridas.

Mediante simulaciones de las manchas de la sábana original se obtuvo la posición que tendría que tener el cuerpo a la hora en que se envolvió, sobre todo la parte del tronco y los brazos. Se concluyó que las manchas coinciden con las de un sujeto que estaba de pie, en un ángulo de unos 45º aproximadamente.

Los creyentes en la veracidad del Santo Sudario han criticado esta investigación por la forma de hacer las pruebas de este grupo de investigadores, que emplearon maniquíes y modelos para simular como sería la impregnación en la sábana.

Uno de los estudios más importantes sobre la Sábana Santa se hizo en 1988, cuando se dató mediante la prueba del carbono 14 que la reliquia procedía de la Edad Media.