Compartir

Una niña de 8 años ha sido atacada por un águila real cuando se encontraba en un área restringida para actividades de cetrería en Kirguistán.

El águila vio a la pequeña y se abalanzó sobre ella tirándola al suelo y reteniéndola con las garras. La niña fue posteriormente enviada al hospital con heridas leves y contusiones en la espalda.

Según su cuidador, el águila no pretendía cazar a la niña ya que hubiera hecho mucho más daño a ésta. Afirmó también que nunca había atacado a ningún humano.