Compartir

Un menor que se encontraba junto a su familia en la celebración del sexagésimo aniversario del Museo de la Alhóndiga, en Granaditas, México, apagó de un soplido el Fuego Simbólico de la Libertad, un monumento que conmemora la independencia de Guanajuato en 1810.

Tras ver el pebetero, ubicado en el Salón de los Héroes de la Independencia, el menor sopló la llama hasta extinguirla ante la inoperancia de sus padres.

Tras el atentado a la Memoria, la Policía acordonó la zona impidiendo que la gente se acercara al símbolo patriótico.

El Fuego Simbólico de la Libertad es una flama que se renueva el 28 de cada mes, razón por la que estará apagada hasta finales de julio.