Compartir

Un niño de dos años murió en la tarde del domingo en su casa de Huston, Texas (EE.UU.) después de que disparara la pistola con la que estaba jugando y la bala impactara en su cabeza, ha informado 'The Houston Chronicle'.

“Parece que el menor pudo coger un arma sin el seguro puesto que encontró dentro de la casa, se apuntó a la cabeza y se disparó a sí mismo, causando su muerte”, dijo el capitán David Angelo, de la Policía de Houston, en rueda de prensa.

Según Angelo, la Policía recibió un aviso sobre las 12:55 (hora local), en la que se alertaba de un tiroteo en el 8405 de la calle Knox Road. Cuando las autoridades se personaron en el domicilio, el menor había sido trasladado por su madre al hospital Texas Children's, donde posteriormente fue declarado muerto.

“En ese momento no sabíamos si se trataba de un asesinato, un tiroteo o si se era una herida auto infligida”, dijo Angelo.

En el momento de la tragedia, en la casa se encontraba la madre y el padre del menor que pueden ser imputados con cargos, aunque, por el momento, el caso está siendo investigado como un accidente. Las autoridades recuperaron un arma 9 milímetros semiautomática en un sillón de la sala de estar del domicilio.

Durante la rueda de prensa, Angelo pidió a los propietarios de armas que extremen las precauciones para mantener sus armas fuera del alcance de menores. “Deben asegurar sus armas para que nada como esto ocurra en el futuro. Este es un incidente muy trágico en el que un niño de dos años perdió la vida… en un incidente que no debía haber ocurrido”, dijo Angelo. “Espero que los padres tomen en cuenta este consejo”, agregó.