Compartir

Una familia coreana viajó en 2016 a San Francisco para disfrutar de unas vacaciones. Una noche, el bebé de 8 meses de la pareja se cayó de la cama de su hotel y se golpeó la cabeza. 

Ante los llantos del niño, que parecía no calmarse, sus progenitores acabaron llamando al 911, que les envió una ambulancia para trasladar a la familia al Hospital General de Zuckerberg, donde los doctores tranquilizaron a la pareja asegurándoles que su hijo se encontraba bien. Al pequeño, se le dio un jarabe, durmió una siesta y finalmente fue dado de alta horas después.

Dos años más tarde, la pareja ha recibido la factura del hospital:18.836 dólares (unos de 15.500 euros) por una visita al hospital de 3 horas y 22 minutos, de los que 15.666 se deben a una partida denominada como “Activación de trauma”(simplemente atender la urgencia).

Según el padre del pequeño, el seguro de viaje solo le cubre 5.000 dólares y aseguró que su familia no puede hacer frente a la cantidad: “Es una gran cantidad de dinero para mi familia”. “Si mi bebé recibió un tratamiento especial, está bien. Eso estaría bien. Pero no lo hizo. Entonces, ¿por qué debería pagar la factura? No hicieron nada por mi hijo” , aseguró el padre enojado, según informa 'YOMYOMF'.