Compartir

El aeropuerto JFK de Nueva York vivió momentos de pánico el miércoles, después de que un piloto de la aerolínea JetBlue, cuyo avión se encontraba en una de las pistas de la terminal con 158 pasajeros a bordo esperando  para su despegue, informara de que la aeronave estaba siendo secuestrada. 

A los pocos minutos, el avión se encontró sitiado por la Policía y los bomberos, tal y como informó el `New York Post'.

El piloto quería informar de que el sistema de radio no funcionaba bien pero tecleó mal el código. El incidente causó varios retrasos en otros vuelos.