Compartir

La Junta de Andalucía ha asumido la tutela de once de los treinta hijos de un vecino de la localidad granadina de Marchal que supuestamente no los atendía correctamente. 

El hombre, que presumía en varios medios de comunicación de no haber trabajado nunca, tenía esta descendencia fruto del matrimonio de varias mujeres. 

Los niños, con edades comprendidas entre los 5 y los 12 años, quedan ahora en manos de los servicios sociales de la Junta de Andalucía.

La Fiscalía de Menores y la Guardia Civil han participado en el operativo. Él se defiende asegurando que si los menores no estuvieran atendidos correctamente, no estarían escolarizados.