Compartir

Juan Ramón Alfonzo Penayo, un joven uruguayo de 20 años, apareció en su casa tres días después de su entierro, tal y como informa 'Clarín'.

Cuando Penayo apareció en su casa, en la localidad de Santa Teresa (Uruguay), el pasado domingo, se encontró con un panorama desolador, máxime cuando le comunicaron que “había muerto” y estaba enterrado.

Según los informes policiales y en relación a la declaración del joven, Penayo se fue de su casa el jueves y estuvo durante cuatro días trabajando en fuera del país, en Brasil. Días después, la Policía encontró un cadáver cuya identidad no pudo cotejar, y la familia del joven acabó haciéndose cargo del cuerpo pensando que era el de Penayo. Lo velaron y lo enterraron.

Finalmente, el cadáver se exhumó y fue trasladado de nuevo a la morgue, en espera de una nueva identificación.