Compartir

Un grupo de aficionados de la selección sueca reservó habitaciones en un hotel, en la ciudad rusa equivocada, para ver un partido de su combinado en el presente Mundial de Rusia.

Los hinchas confundieron la ciudad de Rostov-on-Don, lugar donde el pasado domingo se disputaba el encuentro, con la de Rostov Veliky, situada a casi 1.300 kilómetros de distancia.

Los aficionados, ante la imposibilidad de encontrar su alojamiento al llegar a la ciudad, se pusieron en contacto con las autoridades. 

“Los turistas extranjeros que vinieron desde Suiza nos llamaron y dijeron que estaban buscando un hotel”, dijo la policía local en un comunicado el lunes. 

“Nuestro traductor les dijo que estaban confundidos por las dificultades de traducir los nombres geográficos de Rusia y que reservaron un hotel en Rostov Veliky”, continuaron exponiendo los cuerpos de seguridad, y agregaron que ayudaron a los hinchas a encontrar un nuevo hospedaje.