Compartir

La Guardia Civil ha abierto una investigación contra la dueña de un perro que ha fallecido de hambre y sed, después de que el bozal que portaba estuviera lleno de papeles con el objetivo de que no ladrara.

Los hechos han ocurrido en la localidad de Ribadeo (en Lugo). Los agentes encontraron al animal y lo llevaron a una clínica veterinaria donde nada pudieron hacer para salvar su vida. 

Según 'La Voz de Galicia', que recoge la opinión de varios testigos, la dueña (una mujer de nacionalidad portuguesa y de 32 años) nunca sacó a pasear al animal, y ya fue advertida de que el perro se encontraba en situación de desnutrición.