Compartir

Un turista alemán de 17 años resultó herido después de que el domingo se subiera a un castillo de arena en una playa de Palma de Mallorca. El escultor encolerizó al ver al menor destrozando la estructura y le clavó un rastrillo metálico en la espalda, ha informado 'La Vanguardia'.

Según el testimonio de Ángel García, un agente de seguridad de Palma, al citado medio, el joven estaba en compañía de otras dos personas en el momento de los hechos, que ocurrieron sobre las siete de la mañana cuando, bajo los efectos de alcohol, “les hizo ilusión subirse encima del castillo de arena” sin percatarse de que el escultor dormía en una tienda contigua a la construcción.

El constructor, rumano de unos 50 años y que vive de sus edificaciones en la playa, al ver al joven destrozando su creación, le atacó con lo primero que encontró, en este caso, un rastrillo metálico que le clavó en la espalada. A pesar de la levedad de las heridas, el agredido se desplomó cuando intentaba huir del lugar de los hechos y precisó de atención médica. Fue trasladado al al hospital de Son Llatzer, de donde fue dado de alta a las pocas horas de ingresar.

El agresor fue detenido por las autoridades acusado de un delito de agresión por arma blanca.