Compartir

Los pescadores de un concurso celebrado en Citarum, Indonesia, se llevaron el susto de su vida cuando sacaron del agua un cadáver.

Uno de los pescadores, identificado como Safari, sintió que algo había picado su anzuelo y se dispuso a recoger carrete. 

Cuando comenzó a recoger el sedal, vio una cabeza, pero no la de un salmón, y al momento, la silueta de un cuerpo emergió del agua. Safari había pescado el cadáver de un joven

Tras la autopsia, la Policía no encontró signos de violencia con lo que las primeras hipótesis hacen pensar que el joven habría muerto ahogado.