Compartir

La Inspección educativa ha abierto diligencias contra un centro escolar después de que los padres de uno de sus alumnos de nueve años denunciaran al colegio porque el menor llevaba siete meses sin poder disfrutar del recreo por no haber entregado un trabajo de la asignatura de Música.

Por este hecho, los progenitores presentaron una queja ante la Consellería de Educación, tal y como publicó el diario 'Levante'.

Los padres del alumno se enteraron por terceras personas de la situación de su hijo en el colegio, un centro privado de Valencia, y se pusieron en contacto con la profesora por teléfono, quien les explicó que se trataba de una técnica educativa para intentar corregir el mal comportamiento del alumno. 

La Conselleria de Educación considera que una medida “tan dura no se corresponde con la educación inclusiva que se debe transmitir en los centros” y por ello abrirá un expediente informativo, lo que significa que el proceso puede derivar en un expediente disciplinario a la dirección del centro.