Compartir

Una comisaría situada en la localidad zaragozana de Caspe ha cerrado por las noches debido a la falta de personal para atender un servicio de 24 horas, por lo que dará prioridad únicamente al horario diurno. De la actual plantilla de agentes, más de la mitad están de baja laboral por enfermedad.. “Hemos tenido que recurrir a las horas extras para que haya policías suficientes para cubrir los turnos diurnos todos los días, pero por las noches es imposible con los efectivos que hay disponibles”, ha explicado a 'ABC' el alcalde de Caspe, Jesús Senante.

La comisaría contaba con 15 agentes pero durante los últimos meses siete efectivos, por diversas circunstancias, han solicitado la baja laboral, otros tres han sido trasladado a otras ciudades, por lo que en la actualidad sólo hay operativos cinco funcionarios, cuatro agentes y el jefe del cuerpo. “Hemos impulsado ya la convocatoria para cubrir las tres plazas que quedaron vacantes por los traslados, pero no se completará el proceso hasta dentro de tres o cuatro meses, por los plazos administrativos que hay que cumplir forzosamente”, indica Senante. 

“Mientras tengamos tantas bajas por enfermedad como se dan ahora, es técnicamente imposible que la Policía Local preste servicio por las noches”, lamentó el alcalde.